domingo, 22 de abril de 2018

El proceso programado y el efecto mariposa

Artículo publicado por el periódico Ideal de Granada, 22 de abril de 2018


Rusia  parece moverse en torno al icono de la Santa Rusia y Turquía,   por lo menos, en sus ideales imposibles, sueña con el Imperio otomano, lo que históricamente los hizo enemigos naturales pero que, ahora mismo, los convierte en aliados junto a Irán y Siria, frente la gran coalición liderada por USA y la Arabia Saudí. ¿Qué harán las bases turcas de la NATO enfilando sus misiles hacia Crimea?
Dada la violencia de esta guerra de exterminio mediante testaferros, cabe replantear los conceptos de evolución histórica y su relación con las revoluciones y los golpes de estado.
Todo golpe de estado - no un simple amotinamiento - conlleva virtualmente una revolución y ésta distorsiona los parámetros de todo el contexto mundial en una época de globalización. Es el efecto mariposa en geopolítica.
Una bravata puede ser un calentamiento puntual o no. Si Corea del Norte traspasa siquiera sea retóricamente los límites, toda la zona: Corea del Sur, Japón y Filipinas, tiemblan. Como la opción de todo o nada es la peor de las opciones, entra en juego China, la potencia hegemónica y Kim, enmudece en pocas horas.
Estados Unidos anuncia un “simple traslado” de la sede  de su embajada en Israel. En otro contexto, una nadería. Desde ese puntual anuncio, empiezan a morir palestinos en mayor número que de costumbre. Ni Arabia Saudí y Egipto, se atreven a protestar  porque la contradicción principal cuyos últimos referentes son USA y la Santa Rusia, marcan los tiempos y las pautas de comportamiento de sus testaferros.

Ciento y un año después de la Revolución rusa, la situación mundial ha evolucionado tanto que una revolución social armada o no, de gran alcance, una alta traición con pelos y señales  tampoco es factible. Todo depende de los que diseñan el eje global de coordenadas.
¿Qué es hoy una revolución o un golpe de estado? Un continuo “amagar”, un hacer como si, meramente simbólico. Si el amago avanza y los más poderosos ceden, el símbolo se convierte en aquello que simboliza: un estado real.
Es el método que utilizó Rusia en el Este de Ucrania, lo que trabajó Eslovenia para independizarse de la antigua Yugoeslavia.
La revolución como corte o ruptura de la continuidad, deja paso al proceso revolucionario de largo recorrido y en donde los frentes se estabilizan y la victoria sonreirá al que más aguante.
Los grandes iconos: el zar, el califato, el Imperio, la Doctrina Monroe, “América para los americanos”, están ahí pero el icono se administra en dosis políticamente correctas según convenga.
El Cristianismo, materialmente hablando ya no existe. Los cristianos,, naturalmente perseguidos, son lo que existen. Una minoría descartada, como el polvillo que resta cuando se pulen los diamantes, polvo de estrellas teñidas  de sangre.
Todo muy meditado, muy atado y bien atado, donde las máscaras funcionan de manera impensable.
Si tú pareces lo que no eres, yo negocio contigo porque también soy lo que no parezco. La etapa de la acción directa se da en casos raros y extremos como en Venezuela, un golpe de Estado desde el mismo estado a la antigua usanza. Un método que en tono menor, empleó Endorgan en Turquía. También es frecuente, desgraciadamente, en países centroafricanos.
¿Quis prodest? ¿A quién beneficia? La pequeña mariposa mueve su ala   pudorosamente, como una comedida damisela inglesa del siglo XIX,  y la Unión Europea salta en cien pedazos.
Una Europa pulverizada es un panorama motivador, justo para quienes son las cabezas pensantes que tras sus testaferros, aspiran a ampliar sus áreas de influencia.
¿Aislacionismo? ¿Proteccionismo? Retirarán las tropas para buscarles mejor destino. Quizá para fortalecer las fronteras del Este de Europa que se estremecen porque la Europa de la que forman parte depende de la contribución determinante de los Estados Unidos. De modo semejante la NATO desde sus bases en Turquía, apoyaría la política rusa en el Cáucaso, apuntalando las autonomías rusas frente a los países musulmanes donde anidan.
El mundo al revés.
Cuando el rey de Marruecos sufre una ligera arritmia y se pone en manos de los especialistas franceses, Rajoy está en Argelia a tratar del gas pero sobre todo, del terrorismo que está amenazando en el Magreb, en Mali, donde estamos entrenando las tropas.

El monarca alauita se ha divorciado de su mujer, le ha dado un vuelco el corazón. El americano “aislacionista” le respalda porque si cae Marruecos, pasamos a mayores.
Francisco nos va a hablar de la llamada universal a la santidad en el mundo contemporáneo, en este mundo laberíntico y endiablado. Nadie espera cambios espectaculares porque hacer que caigan las máscaras, es cuestión de mojarse y de paciencia.
El gran tema es el del perdón. Hablas con unos y otros y todos se quieren mucho a sí mismos, se autovaloran muy alto. Pocos admiten que lo han hecho mal y muy mal.
Para perdonar hay que ser perdonado y para conseguirlo, hay que hacer tabula rasa del pasado, de lo más oscuro y empezar de nuevo sin instalarse en la autocomplacencia
Porque Francisco dirá sin duda que el mundo es bueno y que los hombres son buenos pero sólo si son perdonados si reconocen errores y maldades.
Entonces tendrá sentido reconstruir la civilización occidental. O lo que sea.

lunes, 5 de marzo de 2018

La Constitución, un ajuste


Artículo publicado en el periódico Ideal, febrero de 2018

En los organismos vivos hay una base natural gracias a la cual nacemos, un programa que viene dado por el código genético. Son los rasgos que uno tiene antes de toda educación. Es predeterminado genéticamente.
En los humanos hay, además un código cultural que no es producto individual sino que lo aprendemos desde el momento de la concepción. Son muchos los experimentos que demuestran que el estado de la madre e incluso, el entorno, influyen en la paz y en la felicidad del feto. La música, por ejemplo, el sentimiento de paz que los padres transmiten al no nacido, casi siempre de forma inconsciente.
Con las naciones ocurre otro tanto.
La base geográfica le viene dada y condiciona en sentido amplio, sus fronteras, su economía y hasta el temperamento de sus gentes. No es lo mismo vivir bajo el sol radiante del sur que en Noruega o Rusia donde a las cuatro de la tarde es de noche y viven dentro de sus casas con potente luz artificial.
Por encima de la Geografía está el código cultural colectivo, lo que la población ha trabajado con esa materia prima. Tampoco es obra individual sino que cada uno la recibe al nacer como una segunda naturaleza estrictamente humana y que es fruto de un lento proceso de elaboración.
Como se ve, los elementos naturales de un país y de sus habitantes son “recibidos”, no los construimos.
Sin naturaleza, sin cultura, no somos casi nada.
Casi nada porque el cerebro de cada uno es distinto, Ese “casi nada”,  es un megacomputador de miles de millones de neuronas que son como nanoordenadores que se ponen inconscientemente de acuerdo para mantener al ser humano vivo y saludable.
En el neocortex de cada cual, las neuronas son la base de las decisiones voluntarias, en la zona lindante con la médula, las neuronas asociativas estabilizan el sistema, etc.
Está claro que en todo este contexto que parece una burbuja protectora en cuya atmósfera los individuos pueden tener iniciativas, planes y transformar lo que recibieron, mejorarlo o remozar las fachadas.
Hay otro elemento más dinámico que son los acontecimientos históricos: las guerras, las revoluciones y las posguerras donde se gestan las paces, los consensos, donde las pasiones amainan y los cambios que resonaban como cataclismos resultan pequeñas variantes de matiz.
La Historia de la España moderna  ha sido de todo menos tranquila. Algo muy distinto a la de Inglaterra donde han sabido  respetar el encaje entre las capas naturales, culturales e históricas. Una historia convulsa debería servirnos de aprendizaje y terapia. Debería moderar las ambiciones y encajarlas en lo recibido, en la naturaleza y en la cultura de nuestra historia.
Empecemos por la Constitución.
Tras una paz forzada de cuarenta años, el consenso sobre la necesidad de no repetir la guerra civil creó un acuerdo universal que alumbró la Constitución de 1978. Todos aceptaron un Estado que podía ser el armazón formal de un país libre. Todos, hasta los nacionalistas porque se les proporcionó un futuro cuando no tenían nada.
El país ha ido funcionando con cierta normalidad hasta que llegó el cambio de la socialdemocracia por la ideología de género y el “buenismo”. Ambos talantes suponían una reinterpretación de la  Constitución de 1978. Lo que era ley debía entenderse como transacción;     un “nasciturus”, alguien con derecho de vida, se leía como un tumor o cuerpo extraño. Los grados académicos, se entendieron como mentiras de la clase dominante que impedía la igualdad de oportunidades. Todos licenciados, todos de todo pero sin formación profesional.
Y vino la crisis.
Casi una década de inestabilidad económica y social para un 30 o 40% de la población. La salida lenta, la debemos a la conjunción de la compra de la Deuda por el BCE y a la reforma laboral que como en toda Europa, ha incrementado el trabajo temporal y precario.
El referente, el eje que ha permanecido estable ha sido la Monarquía   constitucional.
La institución monárquica tiene dos virtudes por su misma naturaleza: proporcionar estabilidad y seguridad y además, la capacidad de sucederse a sí misma. Siendo constitucional, goza del elemento histórico recibido y el elemento democrático.
Una forma de gobierno es indiferente de suyo  y su razón de ser es que funcione. La nuestra ha funcionado razonablemente bien y cuando ha declinado se ha sucedido a sí misma.
La Constitución tampoco es un producto arbitrario de unos pocos sino que nace de la necesidad de  fijar unas reglas de juego que permitan asegurar la convivencia. Establecer resortes para asegurar la cobertura de las necesidades de la población.
Tampoco ha funcionado mal en estos cuarenta años. No por el tiempo pasado, porque el tiempo no cambia nada sino por ciertos defectos de fábrica, explicables por la necesidad de consenso. Precisa una mejora que subsane desajustes evidenciados recientemente.
La igualdad para todos los españoles es el denominador común que señala los posibles ajustes. Esto afecta a la Educación, a la Sanidad, a la Seguridad Social y a la Ley Electoral que es la responsable de muchas anomalías.
La Constitución no es sólo un producto artificial de la voluntad popular. No debe imponer una ideología a la mitad de los españoles, ilustrándolos  sobre la decisión temprana del sexo o género, pues la mayor parte de infelicidad infantil viene de la falta de un padre y una madre que mantengan una estabilidad hecha de amor y sacrificio. Lo que no conlleva un cierto coste, corrompe.


¿Se puede opinar sobre homosexualidad?


Artículo publicado en el periódico Ideal, febrero de 2018

La opinión es libre pero no siempre inocente. Si la opinión se convierte en juicio infundado sobre las personas, además viene gravado por la hipoteca de la responsabilidad. Ser responsable quiere decir que uno carga con la deuda y que debe devolver la mala fama que ha deteriorado la imagen pública del ofendido. Esa deuda, humanamente hablando, no se liquida con el perdón del difamado porque el daño objetivo no lo puede limpiar un perdón subjetivo, salvo que el perdón venga de Dios.
El comportamiento homosexual, la práctica, no es una idea ni una ideología sino un hecho. Estas cosas no se aprenden en los libros ni siquiera se aprende sino que se lleva puesto lo más probable en el cerebro.
Todo este asunto viene a cuento por la campaña y la presión de ciertos medios para descalificar a una jurista española, María Jesús Elósegui que goza de prestigio internacional y es defensora de la identidad cultural, la igualdad hombre y mujer y que además es católica: una feminista católica.
Los argumentos en que se apoya la petición de revocación de su nombramiento ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se reduce  a que viene del dedo del PP, es confesionalmente católica, “del gusto del Opus”  y que es “homófoba”.
Los organismos internacionales, sean las Naciones Unidas o el Consejo de Europa o este mismo Tribunal, está formado por jueces o destacados juristas que cada uno procede de donde todos sabemos.
Un juez debe ser justo y no inicuo y en el sistema jurídico, como ha recordado Elósegui, el juez debe aplicar la ley, le guste o no le guste.
Igual ocurre dentro de nuestras fronteras donde nadie ignora quién es quién en el Tribunal Constitucional o en el Tribunal Supremo. Por tanto carece de fundamento decir que venir de manos del PP, es un grave antecedente. De pasada, recordemos a Baltasar Garzón, Villarejo y Conde Pompidú que no podía evitar  “que en su toga cayese el polvo del camino”.

No se eligen los jueces entre la jerarquía de los ángeles.
Por lo menos en el caso de Elósegui, ha trabajado en su profesión a tope y sus publicaciones sobre estos temas pasan del centenar.
Respecto a la grave mácula de ser católica y del “gusto del Opus” es decir muy poco. Es tal la variedad de opiniones entre los católicos sobre estos temas que hasta el Papa Francisco se declara “incapaz de juzgar a un homosexual de buena voluntad”. Respecto del Opus  Dei qué les voy a decir que no se haya dicho ya,  en sus noventa años de existencia.
Recuerdo que en los exámenes de Psicología, en los años 60, preguntaban tales cosas. En la Obra, nadie hace estas preguntas.
Ha habido personas que se han manifestado muy claramente, basándose en su experiencia profesional, de los riesgos psicológicos de la práctica homosexual. Quien tal hizo, fue raspado de las piedras públicas para siempre.
 La mayoría tiene opiniones de todas las marcas. He oído, incluso, que la contaminación ambiental puede ser el agente responsable de estas disfunciones.
Existe una máquina de fabricar modas destructivas de la fama de la gente que apunta sin escrúpulos a todo lo que se mueve.
Circuló en tiempos, un panfleto llamado “Protocolos de los sabios de Sión”. Diseñaba una conspiración del Judaísmo mundial para dominar el mundo. Fue muy leído y determinó en buena medida el Holocausto. Un infame  producto de la propaganda nazi.
Luego, vino el macarthysmo que comenzó una caza de brujas en plena guerra fría. Se llevó por delante, actores, periodistas, políticos, etc.
Otra oleada llevó unidireccionalmente a desvelar  la pederastia de los clérigos como un defecto intrínseco de la religión. Se olvidaron de que los más brillantes defensores de esas prácticas, eran ateos en Estados Unidos y Francia. De donde salió la ideología de género.
Ahora tenemos denuncias de abusos sexuales cometidos hace unos cuarenta años por productores cinematográficos.
El feminismo radical vigila celosamente cualquier tipo de acoso o atisbo de homofobia. Me parece bien. No estaría de más para ser consecuentes, adherirse y fomentar las campañas a favor de la natalidad para evitar ser acusados de destruir el género humano: Así se lee en el ensayo “La bomba pacífica” que defendía que la natalidad contaminaba más que el carbón.
En Asía han caído muchos millones, víctimas del “diesel”. Me refiero a la planificación demográfica fomentada por la OMS desde los años 70.
Los medios de información debieran distinguir entre hechos, valores y valoraciones.
Me puede gustar o no un candidato a lo que sea pero no es honesto descalificarlo echándole la etiqueta de “homófobo” porque, este término equivale hoy en día, en el imaginario popular a “criminal nazi” o algo similar. Si esa acusación tiene fundamento, se acude a los Tribunales, tal vez en base a un delito de odio.
Si además, la Sra. Elósegui, se ha pasado la vida defendiendo la libertad de los homosexuales por mucho que no sea de su gusto, entonces la acusación tiene la probabilidad de ser estrictamente política.

 Elósegui es una feminista creyente y además brillante. ¿Es posible que una creyente sea inteligente? Si los talentos son sólo los de mi club, va a ser difícil entendernos. Lástima que no tengamos un recambio a su nivel.